fbpx
59923189_1500783833395831_18172937727166153_n

Los siete meses de Mariano Moreno

Hace 209 años en Buenos aires, el inquieto y enigmático abogado Mariano Moreno, disputado por todos los bandos en pugna, era elegido Secretario de Guerra y Gobierno de la Primera Junta. 
No fue el poder de la palabra hablada, revolucionaria y ardorosa de algunos de sus amigos, como Belgrano y Castelli, sino su prestigio y cierto eclecticismo típico del país que nacía y que todavía lo caracteriza, lo que iba a llevarlo al Poder.
Demostró estar dotado para ser un hombre de Estado y sobre todo de un Estado rebelde, confusamente nacido en el fin del mundo en la época de las revoluciones.
Pasó como una estrella fugaz en el verdadero comienzo de lo que iba a ser nuestro país. En los siete meses que van del 26 de Mayo al 18 de diciembre, manejó indiscutiblemente el timón del primer gobierno patrio y con mano firme condujo el momento más peligroso para la Revolución de Mayo.
Todavía sigue siendo indescifrable por algunas de sus decisiones, pero lo más inquietante son todas la suposiciones sobre lo que habría hecho de no morir tan joven.
El 11 de marzo de 1811 falleció en alta mar, derrotado y con la sospecha eterna de que fue asesinado.
Unos lo quieren convertir en un prolijo padre del periodismo y otros lo consideran un intelectual y lúcido político revolucionario. 
Siempre será el audaz joven que prefirió la libertad peligrosa en la época en que los pueblos demolían las servidumbres tranquilas de siglos.

Roy Cortina, Mayo de 2018

compartir

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email