miércoles, noviembre 22, 2017

Ley Nacional de Cultura

Un proceso inédito de elaboración participativa

Cuando asumió la Presidencia de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados de la Nación, a comienzos del año 2010, Roy Cortina asumió el enorme desafío de llevar adelante un proceso, sin precedentes, de elaboración participativa de una Ley Nacional de Cultura.

Porque la sanción de una Ley Nacional de Cultura se ha vuelto una deuda no saldada de nuestra democracia y su sanción resulta imprescindible para consagrar normativamente una concepción de la cultura como derecho, fuerza creadora, instrumento de participación popular, medio de inclusión y transformación social, motor de desarrollo y fuente de memoria histórica y colectiva.

Es que, como lo ha señalado Roy Cortina, la ausencia de un marco normativo referencial se ha traducido en una desjerarquización de las áreas culturales en materia de políticas, organigramas y presupuestos de las sucesivas administraciones gubernamentales, mientras se encuentran vigentes múltiples leyes y decretos – incluso dictados por gobiernos dictatoriales – que abordan aspectos específicos del quehacer cultural, muchas veces en forma parcial, engorrosa, superpuesta y desactualizada.

En aras de la construcción de los consensos sociales y políticos necesarios para la sanción de una Ley de esta envergadura, desde la Presidencia de la Comisión de Cultura se propuso a los restantes integrantes, un plan de trabajo ambicioso consistente en la realización de foros de debate en cada una de las veintitrés provincias argentinas y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en cuyo marco participan el conjunto de organizaciones e instituciones que dan vida al mundo de las culturas provinciales.

Las ideas y propuestas expresadas en esas reuniones se han registrado a través de mecanismos de filmación, grabación y la toma de versiones taquigráficas, ordenándose a partir de ejes temáticos previamente definidos y serán utilizadas como insumo fundamental para la preparación del dictamen que brinde la Comisión a los distintos proyectos que sean presentados.

Enmarcado en los festejos del Bicentenario de la Revolución de Mayo, el encuentro que inauguró el proceso se celebró en el Cabildo de Buenos Aires y, encabezados por Roy Cortina, contó con la participación de Diputados y Diputadas de todos los Bloques, medios de comunicación y representantes de reconocidas organizaciones culturales de carácter nacional.

Ya se han concretado los foros correspondientes a Jujuy, Tierra del Fuego, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Chubut, San Luis, La Pampa, Tucumán, Entre Ríos, Santa Cruz, Neuquén, Río Negro, Santiago del Estero, Córdoba, Provincia de Buenos Aires y Salta.

Hasta la fecha, participaron más de ochocientas organizaciones e instituciones culturales.  También lo hicieron artistas de distintas disciplinas, referentes de la cultura local, docentes, académicos, representantes gubernamentales y gestores culturales.

Una primera y necesaria conclusión de los foros realizados es que el escenario nacional descripto por Cortina se replica e impacta con dureza en cada una de las provincias visitadas.

Muchos de los planteos formulado tuvieron que ver con la escasa incidencia o llegada de las políticas nacionales en el ámbito provincial, pero también hubo otros referidos a la postergación de algunas disciplinas artísticas y de las culturales populares, la desprotección de nuestro patrimonio cultural, los déficits de infraestructura cultural pública y privada, la no utilización de las nuevas tecnologías para universalizar el acceso a los bienes culturales, la precariedad laboral de los trabajadores/as de la cultura, el desconocimiento de formas alternativas de organización, la ausencia de participación ciudadana en la elaboración, ejecución y seguimiento de los programas culturales y su administración clientelar.

Sin embargo, más allá de todas esas problemáticas, la riqueza de las opiniones recibidas a través de este proceso expresan la diversidad que conforma el tejido cultural de la Argentina.

Tal es así que, fruto de lo debatido en los distintos foros, el Diputado Cortina ha llegado a replantearse el nombre que debe llevar esta norma, en cuanto a la necesidad de dejar de hablar en singular para avanzar hacia una Ley Nacional de Culturas, que refleje el respeto y el reconocimiento a la multiculturalidad que caracteriza a nuestro país.

El objetivo perseguido por el Presidente de la Comisión de Cultura es avanzar en una Ley capaz de empezar a solucionar la agenda cultural pendiente y consagrar una nueva institucionalidad cultural que asegure la participación de las provincias y las organizaciones de la sociedad civil en el diseño, ejecución y seguimiento de las políticas culturales nacionales y establecer un piso presupuestario mínimo del 1%, garantizando que esos recursos se inviertan descentralizada y democráticamente.

PARA MAS INFORMACION: www.leynacionaldecultura.com

 Aportes 1-10

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top